2 de octubre de 2015

Porque a mi tambien me gusta escribir y no solo leer.



Hola mis efímeros.

Hoy os traigo una entrada muy especial para mí, primero quiero contaros porque llevo unos días sin subir ninguna entrada y es, porque estuve toda la semana en cama sin apenas poder moverme, cualquier cosa que hacía me dolía horrores la espalda.
Para compensaros, pensé en traeros una parte del libro que estoy pensando en escribir, seguramente es una tontería, y a nadie le guste, pero me apetecía compartirlo con vosotros. Y así saber las opiniones de la gente que visita mi blog y saber si seguir con ella para que todos disfrutéis o si solo hacerlo para que unas amigas especiales para mí la disfruten. Ahora os pondré lo que llevo de momento que son el prologo y el capítulo 1. A quien quiera comentar, no os sintáis en la obligación de decirme que está bien o no, si veis que algo esta mal o que podría mejorarlo decírmelo, no me importan las criticas.

Antes de nada quiero avisar que esto lleva escrito un tiempo y que poco a poco voy escribiendo más a la historia. Pero es complicado al querer encontrar nombres atipicos, por eso, quiero pediros vuestra ayuda, ya sea en los comentarios o por Tweeter podeis decirme nombres que os suenen extraños u os grustaría ver en el libro. 



Prólogo.

Las doce campanadas anuncian el final de un día y el comienzo de otro, a esa hora todas las noches, un grupo de sin nombres, unos desconocidos para la mayoría de los habitantes de la ciudad,  recorren las solitarias calles de Krinson, en busca de comida, armas o cualquier cosa que les ayude a sobrevivir, hace años que el caos reina en la inmensa mayoría de la Neo Tierra.
Tras años de guerras, entre los países y continentes, algunas como las ya olvidadas Guerras Mundiales del siglo XX, otras, nucleares y atómicas, la población mundial se vio mermada, hasta la mitad de lo que algún día había sido, cuando todo parecía que ya había pasado, todo enloqueció: terremotos, huracanes, tsunamis, plagas,… Acabaron por casi exterminar el restante de la población. Solo los más listos, los más fuertes, o los más afortunados habían logrado sobrevivir a la extinción de la humanidad.

Ahora miles de años después, la humanidad parece no haber aprendido la lección y los ricos y poderosos siguen gobernando con mano dura, viviendo a costa de los demás, haciendo que cada vez, día a día, semana a semana, la revolución sea más presente en el aire. Pero ellos no son tontos, saben lo que se cuece en las ciudades de la Neo Tierra. Y están preparando algo que puede acabar con lo que conocíamos hasta el momento. Algo que acabará por extinguir a la humanidad o por hacerla más fuerte.
Adiós a los avances en educación, ciencia y tecnología, adiós a la liberación y la igualdad, hola a la represión, la tortura y la guerra.



Capítulo 1.

Era una carrera angustiosa, desesperada, casi a ciegas y muy desigualada. Ella solo se valía de la ventaja que había logrado tras haber escondido todo y de su rapidez y agilidad para moverse por esas calles que tan bien conocía por la noche. Ellos tenían coches, motos y drones que usaban para perseguirla por toda la ciudad.
Estaba a cinco calles del bosque límite, como lo conocían todos en la ciudad, una franja de cien metro de ancho que separaba la ciudad de Krinson, por dos de sus cuatro lados, de las zonas salvajes que había entre una ciudad y la siguiente. Eilidh sabía que si lograba adentrarse entre los tupidos y altos árboles estaría a salvo de sus perseguidores, nunca se atrevían a adentrarse en el, nunca pisarían tierra salvaje, no se expondrían de esa forma a ser atacados, porque si bien sabía la policía de Krinson, los salvajes podían ser personas inteligentes y astutas pero también brutos y crueles.
Ella contaba con eso, con que no la siguieran más allá de la primera fila de árboles, y así poder esconderse en su pequeño escondrijo hasta que fuera seguro salir y pudiera seguir con el encargo que le habían encomendado. A veces se preguntaba ¿Por qué a mí?, pero luego recordaba que era ella, y solo ella, la última que se había unido a la resistencia, la que conocía las calles mejor que nadie, tras los cambios realizados en la ciudad en los años anteriores, la única que no desentonaba en aquel lugar tan hostil, la única que aun seguía formando parte de los ciudadanos de la ciudad. Su pelo era de un color negro intenso, como el ala de un cuervo, estaba cubierto por una peluca violeta, sus ojos azules como el océano, en ese momento eran de un marrón dorado y su piel clara, que parecía de porcelana, marcada por varios tatuajes como era normal en la ciudad, ahora se encontraba cubierta de un maquillaje que le daba un toque moreno y le tapaba sus tatuajes, su cuerpo atlético tras años de entrenamiento para formar parte de la selecta guardia del alcalde no pasaba desapercibido para nadie, y aunque había intentado usar ropa floja que hiciera parecer que estaba en baja forma su agilidad y rapidez dejaban claro que era todo lo contrario, y precisamente era ese entrenamiento el que le había dado la ventaja frente a sus perseguidores.
Solo faltan tres calles para lograr su destino, cuando los disparos comienzan a volar sobre su cabeza, la mayoría impactan sobre la pared donde segundo antes había estados su cabeza, otros se perdían en el aire. Aceleró aun más su carrera, y unos segundos después pudo vislumbrar los primeros árboles.
-Se dirige al bosque – escucho como gritaba uno de los motoristas, conocía muy bien esa voz  – atrapadla antes de que llegue a él.
Las motos hicieron el amago de acelerar su marcha, pero ella, como ya estaba preparada para un imprevisto así, y con las pocas energías que le quedaban activó sus botas autopropulsadas, aquellas que tanto le había costado conseguir sin número de serie en el mercado negro, y que eran tan necesarias en ese momento. Con ese último impulso alcanzó los árboles antes de que cualquiera de ellos pudieran rozarla siquiera, se aseguro de que no la siguieran y se resguardo en la pequeña cueva que había a mitad de camino, su refugio, donde cambió su ropa, por una más común en las calles de Krinson, se quitó la peluca, guardo las lentillas que había usado, y se maquillo, como estaba estipulado por la ley.
***
A las cinco de la mañana salió de su escondite, para dar un rodeo, y que no la vieran salir del bosque desde esa zona, la cual seguramente estaría vigilada.
Llego hasta la zona donde las casas se entremezclaban con los árboles, y comprobó en el dispositivo que llevaba en su muñeca si había alguien por la zona, tenía ventajas por ser quien era en la ciudad, su casa, su antigua casa, la cual seguía usando y en la cual seguía viviendo de momento, se encontraba a unos veinte metros de la línea de árboles de esa zona, por lo que no era tan raro ver a gente entrar y salir, de las primeras filas, todos sabían que era una de las pocas zonas tranquilas y menos transitadas por los salvajes del gran bosque limite.
Cuando llego a su casa eran las siete de la mañana, y solo quería descansar, pero no podía, tenía mucho que hacer antes de poder estar tranquila, el pequeño apartamento estaba tal cual lo había dejado la noche anterior, era un lugar pequeño y acogedor con un recibidor que hacía a la vez de pasillo centrar y cuatro puertas en este, la cocina, el baño principal, la habitación con su baño privado y el salón comedor. Eilidh con paso acelerado entro en su habitación para comprobar que las cosas siguieran allí, no era la primera vez que entraban en su casa a robarle o por lo menos intentarlo. Un suspiro de alivio salió de su boca sin ella poder evitarlo, se acerco a la primera de las bolsas y abriéndola disfruto de las armas que había logrado sustraer del armamento de la ciudad, una vez visto el buen trabajo, cogió ropa limpia, y fue dirección al baño para darse una ducha revitalizante, aun le queda un día lleno de tareas que cumplir, lo difícil ya estaba, ahora tocaba realizar los trabajos fáciles físicamente hablando, porque las tareas que tenía que realizar a continuación, le pedían un trabajo mental bastante elevado.

***

Eilidh estaba camino a la segunda misión del día que tenía mucho que ver con el trabajo de jefa de toda la policía secreta y jefa de la guardia del alcalde que había logrado al haber pasado las pruebas con las mejores notas de su promoción. El día de la elección de puestos le había dado a elegir entre, ser una simple guardaespaldas o dirigir desde lo más alto toda la seguridad de la ciudad, ella lo tenía más que claro, se había esforzado durante años para lograr el puesto, pero tras meses de recibir y hablar con los conocidos como “salvajes” se había dado cuenta de que estaban engañados y ella se encargaría de cambiar eso. El alcalde sabía que la revolución se acercaba y que pronto necesitaría estar protegido por eso el motivo de intensificar los entrenamientos y querer a los mejores protegiéndolo y al mando de la seguridad de la ciudad.
Frente a ella se encontraba una imponente mole de cristal y hierro que se perdía en el azul del cielo, con paso firme Eilidh sube las escaleras hasta la puerta de entrada, todos a su alrededor se le quedan mirando, y mas de uno dice un improperio hacía su figura, odia esa parte de ser mujer, tener que vestir con faldas ajustadas y camisas que se ajustan a su trabajada figura, los zapatos de tacón son su peor aliado, no le gusta maquillarse como si una mujer de compañía se tratara, y menos le gustaba tener que recogerse su largo, liso y negro cabello en un moño alto. Los hombres no dejan de silbar y dirigir palabras soeces hacia ella, pero en su cabeza no entran tales palabras, en ese momento solo están los planes que debe realizar, y la interminable lista de tareas a llevar a cabo usando los potentes ordenadores de los que ella dispone.
Entro con paso calmado en el edificio y todas las miradas se volvieron a ella, pero estas eran diferentes, estas eran de respeto, aquí ella era la jefa, la que daba las órdenes y nada se llevaba a cabo sin ella aceptarlo. Tenía solo 25 años pero hasta el más veterano de todos le tenía miedo, su mirada destilaba una superioridad y una fortaleza que hasta el mismísimo Hitler le rendiría pleitesía, en parte era por el extraño color de sus ojos, y en parte porque se hacía respetar, no dejaba que nadie la menospreciara y precisamente por eso, cuando salió del ascensor al que minutos antes se había subido, el silencio se hizo en el lugar, cruzo con paso firme toda la estancia hasta llegar a su despacho, un lugar acristalado, con un dispositivo que solo ella podía accionar, una vez dentro y antes de cerrar la puerta miro a todos los agentes que estaban allí.
                -¿Necesitáis que os diga como tenéis que trabajar? – pronuncio lenta y firmemente – venga moveos, y seguid con lo vuestro.
Cerró la puerta tras de sí, y accionando otra consola volvió opacos todos los cristales para que los que pasaran por fuera no vieran lo que ella hacía. Con paso calmado y los zapatos en la mano fue hasta su enorme escritorio donde se sentó en la cómoda silla, se soltó el pelo, allí podía estar como ella quisiera y se puso manos a la obra, atendiendo de vez en cuando a la cámara que le indicaba si alguien quería entrar o no.
Estaba acabando de hackear una de las cinco bases de datos que debía modificar, para que así el ejército revolucionario pudieran entrar en la ciudad, cuando se dio cuenta de que algo sucedía en la calle, se acerco al gran ventanal que tenía detrás y con las manos hizo aumentar el zoom que estos tenían para observar bien, mientras cogía la ropa de asalto, un mono negro ajustado con dos pistoleras, una cinta en el muslo para un cuchillo, unas botas planas del mismo color y otra cinta en el antebrazo para varios cuchillos voladores. Se recogió nuevamente el pelo, pero esta vez en una coleta alta y luego en una trenza y tras volver a ver lo que pasaba abajo salió de su despacho dejando el trabajo a medio hacer, sabía que nadie la descubriría, siempre estaba actualizando y modificando esas páginas, para que no hubiera fallo alguno.
Nada más salir, ya tenía a cinco de sus hombres preparados y juntos se subieron al ascensor. Al  llegar a la planta baja ella salió con paso apresurado y recogió una de las armas que le tendía su suboficial. Con ella en la mano y apuntando hacia el suelo salió por las grandes puertas, para encontrarse al fondo de las escaleras una escena que le gustaba, gracias a lo que ella les había enseñado, los salvajes se habían logrado apoderar de las cámaras, eso era un puto a favor, pues más pronto de lo que se podrían imaginar necesitarían hacerlo para llevar a cabo el plan de tomar la ciudad.
                -¿Qué pasa aquí? ¿Quién es ese? – dijo mirando a Greoth, su suboficial - ¿Por qué no habéis intervenido antes de que llegaran aquí? – le lanzo una mirada de odio.
                -Lo siento señora, no nos han avisado de ningún altercado hasta que estaban casi aquí – dijo Greoth con miedo – en las cámaras no se veía nada.
                -¿Cómo que no se veía nada? Eso es imposible, ¿me estás diciendo que nos han hackeado? – dijo ella pues sabía que así era – ¿Me estás diciendo que alguien, de sabe dios donde, ha conseguido burlar la seguridad del edificio más seguro de toda la ciudad?
                -Eilidh al parecer es una señal que proviene de ninguna parte, es como si viniera de nuestra base sin ser desde aquí –dijo el sin saber explicarse – es algo muy confuso señora.
                -¡Cállate! Se acabo esto – cogiendo su arma cargada de un potente somnífero apunto al rebelde, un sin techo que habían “contratado” y que no diría nada, porque no sabía nada, y no la conocía a ella, y disparo dando sin pensárselo – llevadlo a los calabozos y cuando este despierto interrogadlo, y vosotros – dijo dirigiéndose de nuevo a sus hombres – arreglar lo de las cámaras, y mientras no estén arregladas, que vigilen los limites del bosque, no quiero más altercados.
Dio media vuelta y volvió a entrar en el edificio, para seguir con el cometido que tenía entre maos. No espero por nadie y subió en el ascensor a la última planta, volvió a entrar en su oficina, cambio su ropa nuevamente y volvió a lo que estaba.

***

Estaba nuevamente en su casa, y con los dispositivos que ella había modificado, mando el mensaje codificado al  de los rebeldes, los cuales deberían ir al día siguiente por la noche a su casa para llevarse todo lo que ella había sustraído la madrugada anterior.
Dentro de poco la ciudad sería de los rebeldes, y teniendo la ciudad de Krinson, luego instaurar la paz en el resto de ciudades sería más fácil, solo tenía que esperar un par de meses hasta tener todo preparado y poder empezar con la revolución, acabar con las desigualdades, las injusticias y con los gobiernos corruptos.



 



 Saludos y besos efímeros.


21 comentarios:

  1. Joder Eva, que descubrimiento. Yo te animo a seguir y a que la publiques cuando termines con alguna editorial. En serio es muy buena! Yo compraria el libro jajajaja.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Cada vez que alguien dice que escribe me tienta a leerle y... bueno, aquí estoy :) ¡Me gusta cómo comienza esta historia! Me ha recordado en parte a La quinta ola y en parte a Delirium, aunque no sé muy bien por qué jajajaja Espero que la sigas compartiendo con nosotros, ya sea aquí, en Wattpad o en papel ;)

    Por cierto, yo te recomendaría poner algún punto más a menudo, porque aunque parezcan frases demasiado cortas, ayuda mucho a que la lectura sea fluida (o al menos eso creo yo). Así que lo dicho, que me ha gustado este prólogo y primer capítulo ^^

    ¡Nos seguimos leyendo! Muchos besos <3

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Eva! Es genial que te guste escribir, porque a mi me encanta y es genial también leer el trabajo de los demás. Te animo a que sigas porque me ha tenido muy concentrada jajajaja :) Solo te falta cambiar algunas comas por puntos y seguir practicando que solo con eso es como se consigue mejorar :D ¡Ánimo y adelante!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Jo, es genial, estoy deseando leer más. Si quieres un consejo, cambia alguna coma por un punto, pero por lo demás es perfecto. Besos! Nos leemos

    ResponderEliminar
  6. Holaa
    Me encanta. Como ya te he dicho yo escribo también pero por ahora para mi. Es algo precioso que hayas decidido compartirlo con los demás.

    Me gusta tu estilo de escritura, sigue así, y la trama pinta bastante bien la verdad jejje estoy deseando leer la continuación.

    Mil billones de besos desde Ms. García.

    Patri

    ResponderEliminar
  7. Hola efímera!!
    Me encanta esta historia, tienes que seguir con ella si o si, me has enganchado y necesito saber más sobre lo que pasa. Espero y deseo poder ver esta historia en papel, los personajes me llaman muchísimo y los escenarios que aparecen son genial, me encantan este tipo de libros y espero con mucha ilusión que esta historia llegue muy lejos.
    Besos guapetona y mejorate!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Eva! Buenísimo, espero que sigas la historia. Tengo ganas de leer la continuación, y saber lo que pasará. La protagonista me ha enamorado. Que carácter, tiene. Me encanta.
    Enserio, espero que sigas con la historia. :D
    ¡Muchos besos!
    ♥♥♥♥♥♥♥♥

    ResponderEliminar
  9. Hola parabatai! Sabes que me encanta esta historia. Soy de las que te anima siempre a escribir ya lo sabes, ya te lo dije pero te lo vuelvo a repetir, me encanta, es muy bueno. Ya sólo con lo poco que llevas escrito ya engancha. No es un comienzo pesado y aburrido, no, es un comienzo en condiciones, espero de todo corazón que te vaya muy bien y sigas con el libro, porque se que va a ser alucinante.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  10. Hola!!! La verdad es que la historia está muy chula. Cuando terminé de leer el texto me quedé con ganas de más! Así que ya sabes, a escribir otra vez que yo quiero otro capítulo!! Enhorabuena por una historia tan chula. En cuanto a los nombres, qué te parece mirar nombres de estrellas?? Suelen ser nombres bastante raros y para tu historia pueden venir de maravilla!

    ResponderEliminar
  11. Me encanta Eva!! por favor sigue escribiéndola, además ahora se lleva mucho así en plan futurista y postapocalíptico jajaja besos!

    ResponderEliminar
  12. hola!! Lo lei ayer por la tablet, y si, te aconsejaria igual q algunos de mis compañeros....y que cada fragmento estuviera mas separado de otro, osea con un punto y aparte....es solo mi opinion eh
    En lo referente a la historia...se ve muy interesante este new tierra.....vamos a ver como seguiria...pq vas a seguir dandonos capitulos,no?

    Besitosss

    Otro romance más- cadena de comentarios

    ResponderEliminar
  13. Hola efi! Me encanta tu forma de escribir, por que veo que lo haces con ganas, queriendo que todo salga bien, y es que cuando alguien le pone ganas las cosas salen de maravilla, como este primer capítulo acompañado del prólogo que nos has mostrado.
    Me gusta mucho como has personificado a la protagonista, una chica fuerte, no blanda y encima de las que no se dejan pisar.
    Estoy deseando saber más de esta historia que tan buena pinta tiene.
    Pero se que lo bueno se hace de esperar.
    Un beso de tributo:)

    ResponderEliminar
  14. Tienes buen estilo y mucha imaginación, me gusto mucho. Me encanta la ficcion porque siempre puedes inventar cosas nuevas. Lo de los vidrios de zoom ya quiero unos xp
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  15. Hola Eva!!
    Escribes muy bien, aunque como te ha dicho alguna compañera, tienes pequeños fallos. Pero no te preocupes, siempre se puede mejorar, no dejes de escribir, leer y corregir ;)
    Que te mejores pronto de lo de tu espalda guapa. Un besazo!! <33

    ResponderEliminar
  16. Me encanta Eva y te animo mucho a que sigas, me has dejado con ganas de más, y sin duda pinta muy muy interesante, besos

    ResponderEliminar
  17. Hola Panda
    Pues que te puedo decir... NO DEJES DE ESCRIBIRLO, porque sin dudas es prometedor, ademas, porque me encanta la manera en que narras, lo haces muy bien.
    Y como te dije, ve escribiéndolo como se te plasca, no te apures nunca en acabarlo, porque si algo he aprendido del tiempo que llevo escribiendo (yo también lo hago XD), es que el tiempo siempre ayuda y da ideas, reforzando las que ya tienes.
    Espero pronto saber algo de esta historia, como un titulo ^^
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola guapa! Ya te dije el otro día eso, que mejor acortar frases :) Pero la historia me ha gustado mucho, tiene mucho potencial y seguro que sacas provecho. Así que te animo a seguirla escribiendo ^^
    ¡Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  19. Guau!! Felicidades, debes de seguir haciéndolo. Esta muy bien. Besos.
    CDC

    ResponderEliminar